miércoles, 25 de mayo de 2016

Volver a nacer



El 9 de mayo es mi nuevo cumpleaños.  

En este post doy el agradecimiento a todos los que se cruzaron conmigo en el Hospital Ruber Internacional. C/ La Masso, 38.  MADRID.

HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL

Carta de agradecimiento al personal del hospital Ruber Internacional.

El pasado 9 de mayo, volví a nacer. Y lo hice en el hospital Ruber Internacional , gracias a un equipo de profesionales inigualables. Cada uno de los minutos que he pasado allí me hacen llevarme un recuerdo positivo, y los momentos de dolor, han sido mejor sobrellevados por el factor humano que reina entre estas paredes.

Quiero dar las gracias al Dr J. Enrique Rodríguez Hernández, el cirujano de las manos de oro, que ha realizado una ardua tarea para liberar a mi corazón de esa gran coraza que lo tenía aprisionado.
Al Dr Isidro Hernandez Rodríguez, obviamente por su tarea en la operación , pero también y muy importante por la tranquilidad que me transmitió desde que vino a mi habitación esa mañana para explicarme paso a paso cómo iba a ser todo, y cuando digo todo, es desde el momento de mi despertar en la UVI o sala de recuperación (con la ansiedad de tener un tubo en la garganta) hasta cómo iba a ser mi recuperación. Todo esto acompañado de un trato que supera la cordialidad, llega a ser familiar y me hizo sentir en las mejores manos.

De la Dra Mar Marin Parra, también tengo solo buenas palabras. En mi vida había visto una doctora tan cercana, me ha cuidado, mimado , ayudado, animado, explicado todo sin palabras técnicas, y hasta la he echado de menos en sus días libres a pesar de la caña que me daba para que me pusiera en pie desde el día 1. Me gustaría llevármela a Almería conmigo.

QUIRÓFANO

La sala de recuperación : mis primeros recuerdos del despertar fueron una UVI animada, con empleados que se llevan muy bien entre sí , se gastaban bromas y aunque yo estaba moribunda , daba "buen rollo". No recuerdo los nombres de las que me atendieron en las 18 h que estuve allí, pero todas se preocuparon mucho por mi. ( la granadina, la chica de Prácticas, la dicharachera que me aseó y me sentó en una silla, y hasta la que me peinó  para que estuviera presentable cuando entrase mi familia).

SALA DE RECUPERACIÓN


Las enfermeras: la primera sonrisa que vi cuando llegue al hospital y cuando subí de la operación,  fue la de Leticia. Nada más verme subir a planta me dijo un : "ahora voy a verte ¡" . La cordobesa, Sandra, la alegría de la huerta, que me curaba con tanto cariño que hasta me gustaba verla aparecer. Cristina, Ana,  las del turno de noche y un largo etc de enfermeras y auxiliares de este hospital que me han hecho mi estancia de lo más confortable y que lamentablemente no he sido capaz de memorizar sus nombres.



HABITACIÓN ESTANDAR HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL


Los fisioterapeutas. No puedo olvidarme de esos masajes que me han ayudado a pasar la contractura que se me formó en la espalda. Gracias Dra M Dolores. Las chicas de la limpieza, el personal de cocina, ( como se nota que la cocina no es catering) , los celadores, y un largo etc de todo el que se ha cruzado conmigo en mi estancia en el hospital.



A todos GRACIAS ¡ y enhorabuena por ser como son.

SON TODO CORAZÓN :)